7 de abril de 2016

Congreso del Regnum Christi para Señoras | Mercedes Oriola: “Nos encontramos a diario con familias heridas y desorientadas que necesitan experimentar el abrazo misericordioso del Padre”

"Mujer y familia, oasis de misericordia” es el título del Congreso que tendrá lugar en Barcelona, entre el 21 y 24 de abril. Para situarnos en la trascendencia de esta actividad, hemos entrevistado a Mercedes Oriola, Secretaria de la sección de señoras de Barcelona y una de las coordinadoras del Congreso. Mercedes nos explica “que tenemos que estar especialmente formadas en estos temas tan importantes para el hombre y la mujer de hoy en día, que la Iglesia nos está invitando a vivir en profundidad justo en este momento de la historia”.



¿Por qué habéis elegido el tema de "Mujer y familia, oasis de misericordia”? ¿Está necesitada la familia de especial misericordia?
Hemos escogido este tema porque vemos que la familia está especialmente necesitada de la misericordia. En este año de la misericordia y después de dos sínodos sobre la familia, con la inminente publicación de la exhortación apostólica post sinodal "Amoris laetitia", sentimos que tenemos que estar especialmente formadas en estos temas tan importantes para el hombre y la mujer de hoy en día, que la Iglesia nos está invitando a vivir en profundidad justo en este momento de la historia. Nos encontramos con familias heridas y desorientadas que necesitan experimentar el abrazo misericordioso del Padre.

¿Cómo se vive la misericordia dentro de la familia? ¿Y cómo la vive la mujer especialmente?
La misericordia se vive en la familia en la acogida al otro, en el perdón, en la vivencia de las obras de misericordia con los nuestros. La mujer, corazón de la familia, lo vive desde su particular delicadeza, amor y entrega, especialmente en su entrega incondicional al esposo y en la educación de los hijos (viviendo esa obra de misericordia de "enseñar al que no sabe").

Bueno, y entonces ¿cuál es el papel de los hombres?
El papel de los hombres es vital, porque ellos son también el fundamento de la familia. Este congreso lo hemos organizado para mujeres, pero invitamos también a las secciones masculinas del Regnum Christi a que organicen un congreso relacionado con la familia.

¿Se puede estar esperanzado contemplando las legislaciones sobre la familia en Europa?
El panorama, humanamente hablando, es bastante negro. Pero los cristianos queremos vivir con esperanza, confiando en que Dios todo lo puede y que Él y solo Él puede ayudarnos a salir de esta Europa tan descristianizada, que ha perdido sus raíces.

¿El reto son las leyes o el testimonio de familia?
Los retos son muchos y muy amplios, pero el primer paso para que haya un cambio, debe venir de nosotros mismos. Somos los cristianos los que tenemos que transformar a nuestras familias en oasis de misericordia. Con el testimonio de vida, transformaremos nuestro entorno, arrastraremos con nuestro ejemplo como hacían los primeros cristianos. Pero las familias estamos llamadas también a contribuir a un orden social justo (que respete las instituciones naturales, como la familia). Así, pues, debemos velar por unas leyes que protejan a la familia, incluso participando en la política si nos sintiéramos llamados a esa especial vivencia de la "caridad social", como la califica el Papa Benedicto XVI en su encíclica Deus Caritas est.


1 comentario:

Ann Fabre dijo...

¡VTR! Unos temas que sin duda alguna nos deberán ayudar en estos tan delicados y cruciales para poder ser ejemplo de la unidad; no solo dentro de nuestras familias, pero también en los círculos en los cuales nos movamos.

Publicar un comentario

Gracias por darnos tu opinión